Junto a Cristina, Massa y Kicillof, Fernández lanza el programa para finalizar la construcción de 55 mil viviendas

Buenos Aires. Así los referentes del Frente de Todos se mostrará unido en el acto en Ensenada. Las principales figuras del oficialismo compartirán escenario para mostrar cohesión tras varias semanas de reveses para el Presidente. Habrá mensaje de unidad frente a la resolución de la Corte Suprema a favor de CABA por la presencialidad de las clases.

El presidente Alberto Fernández encabeza este mediodía, en el municipio bonaerense de Ensenada, el lanzamiento del Programa Reconstruir, destinado a finalizar la construcción de 55 mil viviendas con una inversión de 110 mil millones de pesos.

La iniciativa, destinada a finalizar la construcción de viviendas cuyas obras han sido paralizadas o abandonadas en todo el país durante el Gobierno macrista y que formaban parte de diferentes planes o programas de viviendas con financiamiento del Estado Nacional, se financiará a través de la Ley 27.613 de Incentivo a la Construcción Federal Argentina y Acceso a la Vivienda, aprobada por ambas cámaras en el Congreso Nacional en febrero pasado.

El mandatario estará acompañado por la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner; el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa; el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof; el ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat, Jorge Ferraresi; y el intendente local, Mario Secco.

«La reactivación de estas obras permitirá movilizar la economía a partir de los mercados locales de materiales e insumos para la construcción, promoverá la incorporación de mano de obra y la reinserción social y laboral y contribuirá al desarrollo de soluciones habitacionales que mejoren las condiciones de hábitat, vivienda, infraestructura básica y equipamiento comunitario en todo el país», se dijo desde Casa Rosada.

En las últimas semanas, el gobierno de Fernández acumuló varios reveses, que van desde las dificultades para seguir consiguiendo vacunas y las demoras del laboratorio de Astrazéneca, hasta los conflictos por las tarifas dentro del Ministerio de Energía y la resolución de la Corte Suprema, con cuatro votos en contra, a favor del gobierno de la Ciudad.

Ante ese panorama, en los últimos días se comenzó a especular con un aumento de conflictos internos en el seno del Frente de Todos respecto al camino a seguir que tendrá el espacio de cara a las próximas elecciones y en un clima de fuerte fragilidad económica.

Ayer, tras la resolución, la vicepresidenta apuntó contra la Corte Suprema de Justicia y advirtió que «los golpes» contra la democracia «ya no son como antaño».

«Sinceramente, está muy claro que los golpes contra las instituciones democráticas elegidas por el voto popular, ya no son como antaño», remarcó.

Por su parte, Fernández aseguró que seguirá cuidando la salud de los argentinos «por más que escriban muchas hojas en sentencias», en tanto que cuestionó «la decrepitud» del derecho.

«Estamos en un tiempo muy difícil, donde la pandemia no nos da respiro, y donde yo voy a seguir cuidando la salud de los argentinos y las argentinas por más que escriban muchas hojas en sentencias», indicó el primer mandatario.

«Como hace más de 30 años que enseño derecho en la Ciudad de Buenos Aires, no saben lo que me apena ver la decrepitud del derecho convertido en sentencias. Deberemos luchar contra eso y estar más unidos que nunca para cuidarnos todos y todas», sostuvo el jefe de Estado.

, , , ,