Pfizer insistió en desmentir que haya habido «pedido de pagos indebidos» o «intermediarios» por parte del Gobierno

País. Así lo aseguró el gerente de Pfizer, Nicolás Vaquer, al exponer ante la cámara Baja luego de la polémica desatada por el fallido acuerdo con el laboratorio. En este punto, el representante de la farmacéutica afirmó que el contrato con Argentina se frustró porque «el marco legal no es compatible».

En el marco de la reunión informativa de hoy en la Cámara de Diputados, el laboratorio Pfizer negó que haya habido algún «pedido de pagos indebidos o existencia de intermediarios» en las negociaciones con el Gobierno nacional por la adquisición por parte del Estado argentino de vacunas contra el coronavirus.

«En ningún momento hubo pedido de pagos indebidos o existencias de intermediarios», aseveró el gerente de Pfizer al exponer en la reunión informativa que se realizó este mediodía en la Cámara de Diputados, encabezada por el titular del Cuerpo, Sergio Masa, y con la presencia de legisladores oficialistas y opositores.

Ante preguntas de la oposición, explicó que se «firmó acuerdo de confidencialidad el 11 de julio» pasado con Argentina. Sobre el acuerdo fallido con el país, Vaquer explicó que Pfizer habían ofrecido 13,5 millones de vacunas.

Según detalló, esa cantidad iba a llegar en distintas etapas: 1 millón antes de 2021; 2 millones en el primer trimestre; 5 millones en el segundo trimestre; y el resto en la segunda mitad del año.

En cuanto a las razones que impidieron firmar el contrato con el Gobierno argentino, el representante del laboratorio estadounidense señaló que «el marco legal no es compatible con algunos de los mecanismos contractuales que pide Pfizer que tienen que ver con la indemnidad y otras cuestiones».

Además, informó que existe una mesa técnica con funcionarios del Ministerio de Salud y de la Secretaría Legal y Técnica para poder avanzar con un eventual acuerdo. «En esas conversaciones, que están siendo llevadas adelante por abogados, ya surgieron propuestas concretas», indicó.

En ese marco, aseveró que el laboratorio «no tiene ningún interés en intervenir con los bienes del Estado» y sostuvo que «esto incluye bienes naturales, reservas del Banco Central, activos culturales».

«Se sigue avanzando en una negociación para un eventual acuerdo» para la compra de vacunas contra el coronavirus de ese laboratorio por parte del Estado nacional, ratificó el representante del laboratorio.

Previamente, en la apertura de encuentro, el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, había asegurado que el objetivo de la reunión con los laboratorios era «tener la máxima información en un tema que es de gran sensibilidad para la sociedad» y anunció que se conformará un observatorio en el Congreso.

Massa habló previo a que comiencen a exponer los representantes de los Laboratorios Pfizer, Nicolás Vaquer y Miguel del Pino, y del Laboratorio Richmond Marcelo Figueiras.