Una herramienta para estudiar la confiabilidad de los resultados electorales

País (23/10/19). En el actual contexto electoral, CIPPEC lanzó el Mapa de Confiabilidad de las Elecciones. La metodología propuesta permitirá monitorear elecciones futuras.

Esta herramienta sirve para estudiar sistemáticamente el funcionamiento y la integridad de las elecciones.

Como ejemplo y línea de base, se analizaron las elecciones nacionales de 2015 en todo el país y las elecciones de gobernador e intendentes en la provincia de Buenos Aires.

Usando técnicas estadísticas diseñadas para la detección de fraudes contables, CIPPEC analizó la cobertura y la precisión del recuento provisorio, la confiabilidad de las actas donde se asientan los resultados y la integridad de la elección general de octubre de 2015.

El llamado “análisis forense” utiliza conceptos, estadísticas y gráficos para detectar fraudes contables. Recientemente, también se aplica al análisis de la integridad de las elecciones.

CIPPEC adaptó el análisis forense al régimen electoral argentino y creó un micrositio. Además, María Page, Marcelo Leiras, y Pedro Antenucci, investigadora y consultores respectivamente del Programa de Instituciones Políticas de CIPPEC, elaboraron un documento con hallazgos y recomendaciones, denominado “Mapa de la confiabilidad de las elecciones”.

Hallazgos

En primer lugar, el informe encontró que el recuento provisorio de 2015 de la elección bonaerense y la elección nacional general fue exhaustivo, preciso y sin sesgo partidario.

Además, no se encontró indicio alguno de irregularidades o manipulación en las actas donde se registran los resultados de las mesas. Tampoco se encontraron irregularidades sistemáticas en los patrones de participación, voto en blanco y desempeño de los partidos.  

Las anomalías detectadas son pocas y no se corresponden con problemas de integridad o defectos de administración, sino que se explican por diferencias  del territorio como, por ejemplo, la coexistencia en una misma provincial o municipio de perfiles sociodemográficos diferenciados con preferencias políticas diferentes o esfuerzos de campaña focalizados en determinados territorios.

 “No encontramos ninguna evidencia de problemas sistemáticos de integridad o administración electoral”, enfatizó María Page. “El recuento provisorio es confiable y los documentos donde se asientan los resultados de las mesas también. No detectamos patrones que puedan sugerir maniobras fraudulentas como agregar votos, votos mal contados u omisión de votos. Es decir, no hay rastros de problemas sistemáticos de administración o integridad en las elecciones bonaerenses de 2015 ni en elecciones nacionales”, concluyó Page.

Recomendaciones

El documento “Mapa de la confiabilidad de las elecciones” plantea recomendaciones para mejorar el proceso electoral en la provincia de Buenos Aires y en el resto del país.

  • Medidas para fortalecer la logística del recuento provisorio, la administración de las mesas y la calidad de los datos. El análisis detallado del recuento provisorio identifica los distritos, departamentos y circuitos donde deberían evaluarse opciones para fortalecer la logística y lograr un recuento más exhaustivo. Asimismo, los datos de precisión del recuento provisorio permiten detectar las provincias y departamentos donde es aconsejable revisar y fortalecer los mecanismos de reclutamiento y capacitación de las autoridades de mesa y el diseño de los telegramas para mejorar su usabilidad.
  • Medidas para fortalecer el control de las elecciones. Aquellos lugares donde la lista ganadora obtiene un porcentaje inusualmente alto de los votos o donde el nivel de participación o de voto en blanco parecen guardar relación con el desempeño de algún partido deben priorizarse al planificar el control estatal y partidario de la elección, para corroborar que se garantiza la provisión de boletas y se preservan adecuadamente las garantías del sufragio. Saber dónde pasa esto les permite a las autoridades optimizar la asignación de recursos al control y la seguridad de la elección y a los partidos, organizar la fiscalización.
  • Medidas para alentar el control social y fortalecer la confianza pública en las elecciones. Los resultados electorales y los datos que se producen para la organización y durante el desarrollo de los comicios son información pública. Sin embargo, datos básicos sobre las elecciones, como los resultados por mesa o la cartografía electoral, no siempre están disponibles. Publicar esta información en formato abierto y reutilizable ayudaría a equiparar las posibilidades de todos los partidos para controlar el proceso electoral, facilitar el control social y alentar la investigación académica para que la discusión pública, técnica y política sobre el funcionamiento de las elecciones se base en información confiable y un diagnóstico compartido por todos los actores del sistema.