Discurso edulcorado de CFK y puesta en funciones de Capitanich y Kicillof

CFK 20 de noviembreNacionales. Luego de tomar juramento al nuevo jefe de Gabinete y a los ministros Axel Kicillof y Carlos Casamiquela, la presidenta se dirigió a uno de los balcones del primer piso de la Casa Rosada y allí, habló ante una multitud de jóvenes y militantes que se habían congregado.

En su discurso, ante la militancia que colmó los patios de la planta baja de la sede gubernamental, Cristina Fernández de Kirchner defendió el modelo de gestión durante la década K, al señalar “los logros de las recuperadas YPF y Aerolíneas Argentinas”; las mejoras en los ferrocarriles argentinos, y los alcances en materia de ciencia, tecnología y educación.

Además,  destacó “el resurgimiento del aparato productivo nacional, que tenemos que seguir profundizando, avanzando, mejorando, como lo venimos haciendo y  que nos permite -subrayó- anunciar hoy, que en este tercer trimestre del año, la desocupación bajó a un 6,8 por ciento”.

Asimismo, puso como meta, el avanzar hacia la soberanía energética, porque “para eso recuperamos YPF y nos vamos a asociar, porque no tenemos prejuicios,  en las condiciones más favorables de nuestro país,  porque tengamos que asociarnos”.

En lo que puede interpretarse como un mensaje para calmar la virulencia en los cruces entre gobierno y oposición y mostrar un estilo dialoguista (que no es la esencia del kirchnerismo), la mandataria convocó a “todos los argentinos a dejar de lado las frases que sólo sirven para los titulares de los diarios, dejar de lado los agravios, la descalificación por la descalificación”.

A renglón seguido, exhortó a “empezar a discutir ideas, programas, donde si hay diferencias, que nos traigan ideas mejores, porque estamos dispuestos a escucharlas, no somos cerrados”.

Estamos dispuestos a escuchar porque somos los más interesados en que las mejores ideas puedan llevarse a cabo”, insistió CFK, aunque advirtió que “no basta con una idea, no basta con un eslogan, sobre todo en la economía y en la sociedad”, cuando se necesitan recursos para implementar proyectos que “mejoren la calidad de vida.

El acto de asunción al cargo de los nuevos ministros

CFK 20 nov. Casa rosadaEn su regreso a la Casa Rosada tras su convalecencia de cinco semanas, Fernández de Kirchner tomó juramento a Jorge Capitanich, al frente de la jefatura de Gabinete; a Axel Kicillof, nuevo ministro de Economía, y a Carlos Casamiquela, nuevo ministro de Agricultura.

La ceremonia se desarrolló en el Salón Blanco, colmado de funcionarios nacionales, provinciales y municipales y legisladores, mientras que cientos de militantes políticos siguieron el acto a través de pantallas colocadas en el Patio de las Palmeras y en los patios internos de la planta baja de la Casa Rosada.

El ingreso de la presidenta de la Nación se produjo a las 19.20, y fue recibida con un prolongado aplauso por los numerosos asistentes y cánticos de los militantes.

La acompañaron en el estrado el vicepresidente, Amado Boudou; el titular de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez; la presidenta provisional del Senado, además de otros miembros del Gabinete nacional.

Voces a favor

En horas del mediodía y la tarde -previo al acto de jura- gobernadores y funcionarios k de primera línea se pronunciaron de forma positiva por las nuevas designaciones en el equipo de gobierno.

El vicepresidente Amado Boudou aseguró que los cambios “representan una nueva etapa que va a ser de superación de la anterior”.

A Axel Kicillof, lo calificó como “un economista muy preparado” y del gobernador chaqueño consideró que “es muy bueno tener a alguien como Capitanich en la jefatura de gabinete”.

Por su parte, Florencio Randazzo defendió las decisiones de la presidenta sobre los cambios en el gabinete y opinó sobre la renuncia del secretario de Comercio Interior.

Los cambios de gabinete son una decisión de la presidenta. Creo que Cristina Fernández ha evaluado que Moreno ya había cumplido un ciclo y esa ha sido la decisión de aceptar la renuncia”, aseveró el ministro del Interior.

También, el gobernador de Entre Ríos, que tal vez por un impedimento de la Constitución Provincial no pudo integrar el equipo de ministros del gobierno central, valoró que la gestión de Guillermo Moreno «quedará en la historia» por hacer cumplir regulaciones estatales.

«Puso a todos esos factores de poder, sea quien sea, bajo las normas de la regulación. Y esto no lo aplaude nadie, en ningún lugar del mundo. Creo que es el mérito que le quedará a Guillermo en la historia», añadió.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.